Redes sociales

Ejercicio físico - Life E-Fitness House

2.5.16
Hablemos claro, a mí me aburre soberanamente hacer ejercicio. Es decir, hacer por hacer. Bueno, me explico: aunque hacer ejercicio sea para estar más sano, para despejar la mente o para equilibrar el cuerpo, yo siento que hago por hacer, que me muevo siguiendo unas pautas sólo corporales. Tengo un conflicto con lo estereotipado y los cánones corporales, el culto a la fibra física si no va unido al culto de la neurona. 

Quizá por eso sólo he tolerado bailar (y mucho, creedme, 12 años de Conservatorio de danza a una media de 5 horas mínimo al día) porque no importaba tanto el cómo si no el por qué (muy Pina Bausch esto), me movía para expresar, transfigurar sentimientos y energías, siguiendo una técnica corporal que se movía con un impulso emocional.

He intentado hacer squash (me divirtió mucho, todo sea dicho), padel (me aburrí hasta el extremo), deportes en equipo (insoportable), salir a correr (qué decir...), yoga (aquí la cosa va mejorando)... Y nunca he continuado con nada. También es cierto que sentía cierto ahogo con casi todos los deportes, también con la danza pero no me importaba tanto, de ahí que piense que quizá mi bradicardia venía de antes, aunque esto nunca lo sabremos. Yo no soy de esas personas que después de hacer ejercicio se sientan genial, al revés, me encuentro fatal.

Con estos antecedentes la cosa se pone fácil para Life E-Fitness House, de quienes ya os hablé en este post, y más aún si mi vida es tan nómada que no puedo estar asistiendo en Valencia a nuestras citas acordadas. Pero aquí viene, de nuevo, su profesionalidad y disposición a los retos: ellos pueden con todo, hasta con mentes ansiosas como la mía y cuerpos caprichosos como este. Con ellos he aprendido a ver el ejercicio de otra forma, más ligera, fluyendo, hasta donde el cuerpo pida, sin presiones. Además, me proponen ejercicios para que yo lleve a cabo por mi cuenta, al aire libre, de forma constante, eso se agradece, ¡a mi ritmo!


Ahora soy más consciente de las necesidades de algunas partes de mi cuerpo, por una cuestión de equilibrio emocional también. También sé que no importa tanto el objetivo como el proceso (fácil de decir, difícil llegar a sentirlo) y que todos podemos lograr llevar un control de nuestras necesidades físicas y mentales (hasta cierto punto) si somos honestos.

Hoy comparto con vosotros este esquema que ellos me dieron, en el que podéis calcular los resultados de vuestros movimientos. Pronto os cuento cómo unimos esto a un plan nutricional y a un equilibrio también mental.

Mens sana...


¡Y además están de aniversario! Durante todo este mes de mayo 2016, la primera prueba en Life es gratuita. En serio, id. Más info de esta promo AQUÍ.

  1. Gracias por compartir. Ganas de ver el plan nutricional.
    Yolanda

    ResponderEliminar