Redes sociales

RISOTERAPIA

2.3.16
Aviso, voy a hablar de dentistas, ¡no os pongáis nerviosxs!


Ayer mientras estábamos en el camerino de Microteatro, estuvimos hablando sobre diferentes temas trascendentales actorales como: maquillajes, musculaturas, gominas y blanqueamientos dentales, ¡a ver, dejadnos con nuestro rollo, ¿vale?! Bueno, esto lo digo porque -de un tiempo a esta parte- veo que muchas personas de mi entorno se están poniendo ortodoncia invisible o se realizan muy a menudo blanqueos dentales. Yo llevé ortodoncia (¡bastante visible!) y me parece una forma muy buena de favorecer la higiene bucal, más allá de la estética o los problemas de oclusión, cuanto más cuidado tengamos de los dolores orofaciales y las disfunciones craneomandibulares (mi ortodoncista me pidió que fuera azafata traductora en un congreso de ortodoncistas y se me quedaron algunos términos grabados, ¡ja!), más sanos mantendremos otros aspectos faciales e incluso sanguíneos.

En serio, cuidado. Es muy importante tener equilibrado este tema porque una mala condición dental puede acarrear muchos problemas posteriores, por eso quería aprovechar mi 'tesitura blogger' para decir que vayáis a los mejores especialistas y os animéis a cruzar esa barrera del 'ya iré, ya iré, más adelante lo haré', una vez arregléis vuestra sonrisa con unos implantes dentales o unas simples carillas de composite, desearéis haberlo hecho antes.

Creo firmemente que la belleza no está en las cosas, los objetos o los cánones que sigamos, está en la luz que irradiemos y eso se consigue siendo feliz, decidiéndonos a no tener que demostrar nada a nadie, en amar lo sencillo. Todo ello suele transmitirse en actitudes, gestos y sonrisas, también suele desembocar en un mejor estado de salud. Por ello, adelante, vamos a querernos más, no de una forma egocéntrica sino desde la entrega a nosotros mismos con el propósito de regalarnos a los demás con respeto y... mucha alegría.


Para más inri, está demostrado que podemos alterar nuestros circuitos Bioquímicos con activar una sonrisa; no sólo porque el cortisol que tenemos acumulado en la sangre debido al exceso de estrés, tensión o emociones negativas, empezará a disminuir; sino porque si ejercitamos cada día nuestra sonrisa durante al menos10 minutos, observaremos  cómo se abre un espacio emocional que suele influir en la percepción de las cosas. 

Con este ejercicio, estararemos conectando dos cerebros, el del cráneo y... el del corazón. Muchas alteraciones psíquicas que generan molestias, dolores y malestar vienen por tener el cerebro "desconectado". Yo, añado, defiendo que sonriamos porque hay motivos para ello, no desde la idea simplista de 'la vida es bella' o 'este día es maravilloso', no, desde el análisis interno de sentir por qué nos puede hacer feliz un detalle cotidiano o una idea que nos circula por la mente. No forzando la alegría, eso faltaba, sino sintiendo qué nos puede hacer sonreír cada día. 

Sin ánimo de ponerme pseudo-filósofa hoy, sacad vuestras sonrisas, hay motivos. Y analizad en vuestro interior de dónde vienen los malestares físicos, suelen tener conexión con situación vividas. Yo lo he hecho y por ello ya no acumulo pena en mi corazón, sí rabia y tristeza a veces, somos humanos con sentimientos, pero canalizando, relativizando... viviendo.

¡Feliz semana!
  1. y que importante es reir e ir con una actitud positiva por la vida

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, nada mejor que ser optimista y con una buena autoestima para seguir adelante!!

    ResponderEliminar