Redes sociales

Ibiza en primavera

27.2.15
Hoy quería hacer otro post con recomendaciones de viajes y, claro, Ibiza está siempre presente. Os reconoceré que hoy me cuesta hablar de la isla, me duele un poco porque me marché de allí en medio de una tormenta de sucesos dolorosos pero a la vez preciosos. En mi última puesta de sol desde casa, dije 'volveré a ver cómo te escondes en el horizonte, no sé cuándo ni cómo pero volveré'. Dicho esto, así, tan melodramático todo, hoy me dispongo a compartir algunos lugares dignos de ser conocidos en Ibiza, por si hacéis una escapada en estas fechas (de todos modos aquí tenéis unos cuantos posts de cuando estuve allí con muchas fotos, direcciones, ideas...) porque lo importante es quedarme con las experiencias que viví allí, quedarme con lo bueno, que fue mucho y también pensar en el ahora, con ilusión por lo vivido.

Dato importante, es difícil encontrar vuelos en Ibiza en invierno, quiero decir baratos... Quizá ese es el mayor handicap que le vi a vivir en la isla (lo sé, lo sé, es el llamado 'síndrome de insularidad' o algo así) pero sin embargo llega ahora la temporada buena para hacer un viaje con mayor oferta de vuelos (y sin que la isla esté todavía a tope de turismo), así que aquí van unas opciones de vuelo para una Ibiza primaveral. Bueno, para empezar unas fotos (pantallazos de mi Instagram, allí se ven a mejor calidad) desde mi ventana, en la isla trabajé tanto que el tiempo que me sobraba lo dedicaba a mirar por la maravillosa ventana de mi salón y pasear con él, mi persona. 
Al lío, direcciones, lugares y más fotos:

La identidad de los árboles

25.2.15

Cuando de pronto la escala de valores cambia por completo, surgen muchas preguntas y muchos 'por qué'. Por qué tanto convencionalismo, palabra que son ruido, por qué vamos vestidos. Quién fue el primero que se cubrió, quién fue el primer egoísta de la Tierra, la primera persona con maldad (lo que me recuerda el libro de Miranda July, 'The first bad man' aunque en su caso va hacia otro lado el asunto pero me ha venido a la mente) o, quizá, ¿cuándo empezó a desequilibrarse tanto la balanza?, que importaba más el propio ombligo que dar, cuidar, ayudar, crecer en espíritu. Cuando eso sucede, se puede producir un impulso inmediato de vaciar el armario, por ejemplo, donar casi toda la ropa y no mirarse al espejo en un tiempo, ¡ay, Narciso, para qué te quisiste ver reflejado! Con el tiempo se vuelve a producir cierto 'equilibrio', se ajusta esa escala, se responden algunas preguntas, tratar ser con sencillez y sin artificios, fluyendo en los lugares, con las personas, también con lo propio de nuestro convivir, evolucionar o involucionar, los ciclos.
Cuando hice esta excursión a una cueva cerca de Olba, donde en su día se escondían los maquis, me costaron bastante algunos tramos (mental y físicamente) pero me ayudó el pensar en mis personas, también que él que estaba allí ayudándome a cada paso y pensar en cada uno de aquellos árboles, 'imagina conocer la identidad de cada uno de estos árboles', repetía sin parar, ¿recordáis a la Santa de 'La Grande Bellezza'? Cuando dijo: 'conosco i nomi di battesimo di ognuno di questi uccelli' De eso se trata. Allí, en la inmensidad, en esa maravillosa cueva que espera cargada de paz, recordé también a Thoreau y a Whitman, a Santa Teresa, a Buda, a Jesucristo. Vimos por allí a un pastor solitario y dijo 'a mí aún me queda un ratito más aquí'.




Hoy quiero compartir aquí un fragmento que mi amiga Teresa (por supuesto) me mostró hace poco, de 'Cartas a un buscador de sí mismo' de Thoreau. Debo hacerme con un ejemplar:

"Si comprendo correctamente, el significado de su vida es el siguiente: querría separarse de la sociedad, del sortilegio de las instituciones, de los usos, de los conformismos, de tal modo que pueda llevar una vida simple y nueva. Antes que infundir una nueva vida a las viejas maneras, tendrá una vida nueva por fuera y por dentro. Hay algo de sublime para mí en esta actitud, de la cual yo mismo estoy muy lejos. Hábleme en esta hora, ya que es solicitado... Lo venero porque se abstiene de la acción, y abre su alma con el objetivo de poder ser. En mitad de un mundo de actores bulliciosos y superficiales, es noble hacerse a un lado y decir: «Simplemente quiero ser». Si pudiese plantarme enseguida sobre la verdad, reduciendo al mínimo mis necesidades, me vería inmediatamente más cerca de la naturaleza, más cerca de mis compañeros... y la vida sería infinitamente más rica. Pero ¡heme aquí!, temblando en la orilla"

"Soy, simplemente, lo que soy, o comienzo a serlo. Vivo en el presente. El pasado es sólo un recuerdo para mí, y el futuro una anticipación. Amo la vida, amo el cambio más que sus modalidades. En la historia no está escrito cómo el malo se hizo mejor. Creo en algo, y no hay más. Sé que soy. Sé que existe otro, más sabio que yo, que se interesa por mí, de quien soy su criatura y, de alguna manera, su igual. Sé que el reto merece la pena, que las cosas van bien"

Ruta por París

15.2.15
 photo IMG_3896.jpg

Sigo con recomendaciones en algunas de mis ciudades más significativas. Siempre quise ir a Lyon porque allí vivía familia mía y tenía una sombrerería mi abuelo, me dicen que todavía está en el escaparate de la tienda actual una foto de cómo era la tienda entonces, ¡también allí una tía abuela tenía una pastelería! (de algún sitio tenía que venir lo de la fijación por el dulce). Por otro lado, siempre nos han hablado mucho de París, claro, cuando fui a conocer la ciudad en familia me di cuenta de que nunca podría decepcionar esta ciudad, por altas que fueran las expectativas, lo tiene todo o casi todo. Además, su historia enamora, su arquitectura también y su idiosincrasia, su energía.

Un viaje bonito a París sería hacer la ruta del chocolate o incluso la de los puentes. Yo volví loca a mi familia recorriendo mil lugares que no quería perderme, paseando sin parar. Como he venido haciendo hasta ahora en los posts de viajes, aquí os dejo vuelos baratos a París y aquí debajo puedes seguir leyendo un listado con lugares que me gustan, más allá de lo más clásico:

Soñé que la nieve ardía

12.2.15
La inmensidad y la blancura son como una forma de dejarse caer con la confianza de no hacerse daño, lo más importante es escuchar las pisadas en la nieve, suena como cristalino, o incluso parar un segundo y quedarse muy quieta, el sonido del silencio, solo se escucha ese 'I am, I am, I am', ese nosotros, todos, absoluto. Todo y nada, la música del allí. Claro que... los que están acostumbrados a vivir con nieve a diario, estarán... eso, acostumbrados. Es fea la palabra acostumbrarse, al menos cuando se trata de no apreciar la belleza de la Tierra. Intenté no acostumbrarme nunca en Ibiza a la belleza del mar, no dar por sentado que aquello estaba allí cada día, admirarlo siempre. Es como dar por sentado que todos los días sale el sol porque hasta ahora ha venido haciéndolo, no siempre lo hará.

Eso sí, lo de hacer bromas con el hielo podría ser equiparable a cuando no comprendía algunas actitudes de los turistas en las islas, vale, retiro alguna cosa que dije sobre ellos porque seguramente los autóctonos de estos preciosos pueblos de Teruel, también pensarían de mí que era un poco exagerada. Cómo somos.

Gracias a las montañas que siempre nos abrazan, allí es donde merecemos la vida. El primer copo de nieve que cayó sobre mi suéter, el que cayó sobre la cabeza de un gato, ese copo de nieve con su forma absolutamente perfecta, un fragmento de nube. No podía dejar de recibirlos con entusiasmo, como el milagro que son y junto a mi persona.

Como diría Antonio Skarmeta o mi amiga T: 'Soñé que la nieve ardía'





*Botas Panama Jack modelo Jeans.

Un día de 'sarao'

2.2.15
Una vez me dijeron que el pelo es un chivato de nuestro estado de ánimo, sí que había notado los cambios de estación pero ahora he podido comprobar que casi todo lo que nos sucede, lo comunica nuestro pelo. El resto del cuerpo también lo hace pero el pelo, tan visible él, parece gritarlo. Yo desde este verano no me he centrado demasiado en si llevaba el pelo bien o no, me daba un poco igual, ahora tampoco es que me vuelque en ello pero sí en tenerlo sano, equilibrar la mente y el cuerpo para que fluya todo nuestro organismo. Así que fui a la peluquería 'Toni&Guy' de Valencia (C/ Félix Pizcueta, 9) para que me realizaran un tratamiento hidratante de Shu Uemura, genio de la cosmética natural y la belleza en muchos aspectos. Así que me puse en manos de Jose Boix y su equipo para cortarme más el pelo y, de nuevo, me demostró que tiene una visión única (estuve antes en 'Toni&Guy' en este post y este). A partir de ahora serán ellos quienes estabilicen los gritos de mi pelo. Foto del resultado en mi Instagram, que el selfie con la réflex se complica y no tenía bastantes manos ^^

El mismo día aproveché para probar el restaurante Saona, cuando pasaba por delante (en la Av. de las Cortes Valencianas) siempre reía porque la primera cala que pisé de las Baleares allá en el año 2008 fue precisamente Cala Saona. La decoración recuerda mucho a la atmósfera de la pequeña de las pitiusas, así que viajé un poco en el tiempo... Ya sabéis. Volveré a las islas, espero, supongo. El menú me gustó bastante, especialmente el cous-cous y el 'yogur' con mermelada, hay mucho trajín de personas pero es normal porque es comida sana a buen precio, ¡ojo a sus desayunos!