Redes sociales

TIMBAL DE ARROZ

12.8.15
Hoy la receta del timballo di riso, del libro 'La cuchara de Plata'. Lleva menudillos, mollejas, salchicha... Pero nosotros sustituimos todo ello por trocitos de pechuga de pollo, evidentemente sustituible también por cualquier producto vegano similar. Lo que más me gusta de esta receta es el resultado de la mezcla arroz + queso + pan rallado. Ahí va:

INGREDIENTES (6 personas)
350g de arroz de grano largo
120g de mantequilla y un poco más para engrasar
2 yemas de huevo ligeramente batidas
6 cucharadas de parmesano recién rallado
25g de setas secas
2 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo
Trocitos de pollo al gusto
80g de pan rallado
sal y pimienta

PREPARACIÓN
1. Precalentamos el horno a 180º, cocemos el arroz en una cazuela con agua hirviendo, con sal, durante 15 o 18 minutos hasta que este cocido. Escurrimos e incorporamos 25g de mantequilla, las yemas de huevo y 4 cucharas de parmesano. Extendemos en una bandeja y dejamos enfriar. 

2. Mientras tanto, ponemos las setas en un bol, las cubrimos con agua caliente y las dejamos en remojo durante 20 minutos; luego las escurrimos bien y las picamos. Fundimos otros 25g de matequilla con aceite en un cazo, añadimos el ajo, freímos 2 o 3 minutos y luego desechamos. Agregamos las setas al cazo y freímos 5 minutos. 

3. Fundimos 40g de mantequilla en otro cazo, tiramos los trocitos de pollo. Salpimentamos al gusto y removemos durante 5 minutos. 

4. Engrasamos un molde refractario con abundante mantequilla y espolvoreamos con pan rallado. Luego, volcamos para retirar el exceso, reservándolo. Disponemos la mitad del arroz en el molde, repartimos por encima las setas y después el pollo. 

5. Finalmente, rellenamos el molde con el resto del arroz, distribuimos por encima trocitos de mantequilla, el resto del parmesano y el pan rallado. Horneamos el timbal de arroz durante 15 minutos aproximadamente y servimos.

¡Estoy echando de menos Roma estos días!
  1. Tiene muy buena pinta... me animaré a hacerlo con seitán, que últimamente me estoy dando cuenta que soy más vegana de lo que creo.
    Abrazo,
    Yolanda.

    ResponderEliminar