Redes sociales

Tarta de galleta Oreo

11.3.15

Tengo una relación de amor-odio con las galletas Oreo, además están por todas partes, amigadas con tabletas de chocolate, con yogures, ¡están en la cresta de la ola! El sabor de la crema me gusta pero me empalaga la galleta exterior en sí misma... En fin, que no fue hasta que mi hermana hizo una tarta de Oreo, que me reconcilié con ellas. Cuando vi una galleta tamaño tarta, casi me quedo inmovilizada, pero la había juzgado demasiado pronto, en tarta sí que me gusta y es facilísima, ahí va la receta:

INGREDIENTES

Para la base: 
-1 paquete de galletas Oreo de 160 gr 
- 50 gr de mantequilla ( temperatura ambiente) 

Para la crema: 
- 250 gr de queso crema (tipo Philadelphia) 
- 500 ml de nata para montar 
- 150 gr de azúcar 
- 2 sobres de gelatina
- 300 ml de leche entera
-1/2 paquete de galletas Oreo unos 80 gr (para adornar la tarta) 

PREPARACIÓN 

1. Para elaborar la base de la tarta, separamos las galletas Oreo y les quitamos crema que las une, reservamos la crema. Trituramos todas las galletas tanto las de la base como las de adorno de la cobertura, reservamos las galletas de la cobertura. 

2. Una vez trituradas las galletas hasta que sean como polvo, las mezclamos con la mantequilla medio derretida, creando una masa que nos servirá de base para la tarta. 

3. Colocamos la masa obtenida sobre la base del un molde redondo aplastando con los dedos o una cuchara, presionando bien la base y repartiendo toda la masa de forma uniforme por la base del molde.

4. Si ponéis papel de horno sobre el molde de la tarta y poner la masa encima, os será útil si queréis desmoldarla y que no se os pegue la galleta a la base. Meteremos el molde con la base de galleta ya repartida en la nevera para que endurezca. 

5. En un cazo ponemos a calentar la nata liquida, 150 ml de leche, el queso junto a el azúcar y la crema de las galletas que teníamos reservada. Dejamos calentar a fuego bajo, mientras preparamos la 'cuajada'. 

6. En un vaso echaremos 150 ml de leche templada, diluimos los sobres de gelatina y removemos bien, puede hacerse con varillas eléctricas y así seguro que no quedan grumos. Añadimos esta 'cuajada' a la mezcla que tenemos en el fuego. Removemos de manera fluida para que no se nos pegue la mezcla, con unas varillas estaría bien, ¡importante que no se queme! Fuego suave y sin dejar de remover, despacito. Una vez que rompe a hervir (debe llegar a hervir, ojo) Apartamos del fuego y lo echamos sobre el molde que teníamos en el frigorífico, verteremos la mezcla con mucho cuidado (con molde desmoldable de 'paredes' para que no se salga por los lados)

7. Dejaremos templar la mezcla a temperatura ambiente y cuando notemos que ha perdido calor, la meteremos en el frigorífico como mínimo unas tres horas para que cuaje bien y sacarla fresquita.

8. Adornamos la tarta con galletas Oreo picadas hechas polvo que teníamos reservadas, con un colador como si la tamizáramos para que quede uniforme por toda la tarta y, si queréis, una galleta en el centro para jugar a las escalas ^^

¡Espero os guste!
  1. Dios qué pinta. A mí me pasa algo parecido, de pequeña me encantaban, pero vamos que era imposible no verme todos los días con un paquete de oreo en la mano, y se ve que les cogí manía, porque ahora llevo años que no las pruebo. Pero vamos que probaré a hacer esta tarta en cuanto pueda porque madre mía que pintaza.

    Gros bisous bonita.

    ResponderEliminar
  2. Pero que pinta! Tengo que probar

    ResponderEliminar