Redes sociales

Soñé que la nieve ardía

12.2.15
La inmensidad y la blancura son como una forma de dejarse caer con la confianza de no hacerse daño, lo más importante es escuchar las pisadas en la nieve, suena como cristalino, o incluso parar un segundo y quedarse muy quieta, el sonido del silencio, solo se escucha ese 'I am, I am, I am', ese nosotros, todos, absoluto. Todo y nada, la música del allí. Claro que... los que están acostumbrados a vivir con nieve a diario, estarán... eso, acostumbrados. Es fea la palabra acostumbrarse, al menos cuando se trata de no apreciar la belleza de la Tierra. Intenté no acostumbrarme nunca en Ibiza a la belleza del mar, no dar por sentado que aquello estaba allí cada día, admirarlo siempre. Es como dar por sentado que todos los días sale el sol porque hasta ahora ha venido haciéndolo, no siempre lo hará.

Eso sí, lo de hacer bromas con el hielo podría ser equiparable a cuando no comprendía algunas actitudes de los turistas en las islas, vale, retiro alguna cosa que dije sobre ellos porque seguramente los autóctonos de estos preciosos pueblos de Teruel, también pensarían de mí que era un poco exagerada. Cómo somos.

Gracias a las montañas que siempre nos abrazan, allí es donde merecemos la vida. El primer copo de nieve que cayó sobre mi suéter, el que cayó sobre la cabeza de un gato, ese copo de nieve con su forma absolutamente perfecta, un fragmento de nube. No podía dejar de recibirlos con entusiasmo, como el milagro que son y junto a mi persona.

Como diría Antonio Skarmeta o mi amiga T: 'Soñé que la nieve ardía'





*Botas Panama Jack modelo Jeans.
  1. uau uau y otra vez uau, qué pasada de lugar
    y la primera foto es genial
    http://diannetho.es/rojo-y-negro/

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, la semana pasada justo nevó aquí en Amboise, y entre clase y clase estaba hablando con varios profesores y una de las profesoras dijo que le gustaba cuando nevaba porque se escuchaba el silencio. Le pregunté que a qué se refería exactamente y me dijo que normalmente cuando pisamos no se escucha, y cuando pisas en la nieve se escucha, eres consciente de que pisas. Y me pareció precioso y muy cierto.

    También me ha recordado a lo que has dicho tú ahora. La palabra acostumbrarse en sí me parece preciosa, hasta que entramos en el significado, el significado no me gusta nada, de nada, y da la "casualidad" de que últimamente estoy pensando más de lo normal en eso como tú lo has expresado, en que qué jodido es acostumbrarse a algo, porque si te acostumbras a algo, pero bien pues bueno pero si te acostumbras y te acomodas y te relajas, y te confias UF UF UF, ERROR!!! ALGO VA MAL.

    Que tengas un buen fin de semana bonita, y espero que esta desconexión con las montañas te haya llenado de buenas vibras y cosas bonitas :) Bisous linda!!!

    ResponderEliminar