Redes sociales

El cambio

2.1.15
Foto de Rainbow tsai

Has cambiado, dicen. En realidad no, soy la misma persona pero sin todo ese ruido, sin el 'bla-bla' y sin toda esa 'fuffa' (el idioma italiano siempre útil cuando se llama a su puerta). Posiblemente me he acercado a la persona que fui hace mucho tiempo pero sabiendo un poco más (poco, no os vayáis a creer, no sabemos nada, nunca sabemos nada, al menos no aquí ni así), la que aún no tenía que 'encajar', no tenía que dar valor a las estereotipadas imágenes y aún no hacía cosas 'porque toca'.

Algo he aprendido nuevo desde ese 'cambio': No quiero acumular cosas, no me interesan las conversaciones vacías, no bailo al son de cualquier canción, doy más las gracias por estar viva, por el planeta en el que estamos (que es maravilloso), doy más amor incondicional, soy menos egoísta, callo mucho más, pienso mucho sin atormentarme por ello (excepto cuando viene el brote de ansia al respecto de nuestra existencia, percepción de la realidad y brevedad en este estado material), no soy competitiva, mis ambiciones no se basan en nada relacionado con lo laboral sino en experiencias vividas con los míos, leo más despacio (en todos los sentidos y aún no lo suficiente), solo como aquello que sé que cuida mi cuerpo, no juzgo ni doy consejos a menos que me los pidan, miro más hacia arriba, no hago planes, admiro más si cabe la humildad y la cultura, tengo miedo, sí, mucho, pero no significa que este miedo me impida vivir, a los que me dicen que 'viva', que no me haga tantas preguntas... Disculpad pero esta es mi forma de vivir, haciéndome preguntas y andando despacio, si ellos tienen otra, adelante con ella pero que no se juzgue la mía.

A los que me miran con ese gesto raro al mirar mi cuerpo, creo que es más preocupante la delgadez del espíritu y las cicatrices que no están en la piel, pero entiendo que no puedo pedirle eso al mundo. Es como la diferencia entre preguntar 'qué te ha pasado' con preocupación o preguntarlo con ansia de chisme. Humanos, tenemos que ser más humanos, más limpios. Supongo que esa imperfección tan de la carne hace que caigamos en espacios vacíos llenos de parloteo, me esfuerzo por evitarlos. Para qué estamos aquí, ¿para hablar o para hacer?, hagamos, cantemos, abracemos. Parad por un momento en medio de ese estrés absurdo, pensad en el movimiento de la tierra, en los astros, en el Universo, en esa amplitud, luego volved a este lugar y este momento.

Tengo voz y la voy a usar pero solo cuando valga la pena, sé que no vale tampoco mucho la pena usarla para este post algo egocéntrico, es cierto, pero es para que conste, para ver si ayuda a alguien. No esperéis a tener una experiencia al límite para amar incondicionalmente cada segundo y a cada persona. Antes 'luchaba', no me conformaba, me incomodaba mucho la injusticia, sufría mucho ante el dolor ajeno, me fijaba mucho en detalles de lo cotidiano porque eran los que le daban belleza a lo establecido pero sin embargo no amaba lo suficiente, me perdía en lo burdo muchas veces. Hoy, leyendo 'Las ciudades invisibles' me he dado cuenta de que por mucho que hable, solo voy a caer en la repetición porque no hay palabras para explicar nada de todo lo demás: 'Por eso, si quisiera describirte Aglaura atendiéndome a cuanto he visto y probado personalmente, debería decirte que es una ciudad desteñida, sin carácter, puesta allí a la buena de Dios. Pero tampoco esto sería verdadero: a ciertas horas, en ciertos escorzos de camino, ves abrírsete la sospecha de algo inconfundible, raro, acaso magnífico; quisieras decir qué es, pero todo lo que se ha dicho de Aglaura hasta ahora aprisiona las palabras y te obliga a repetir antes que a decir. Por eso los habitantes creen vivir siempre en la Aglaura que crece sólo con el nombre de Aglaura y no se dan cuenta de la Aglaura que crece en al tierra. Y aún yo, que quisiera tener separadas en la memoria las dos ciudades, no puedo sino hablarte de una, porque el recuerdo de la otra, por falta de palabras para fijarlo, se ha dispersado'

Por ello, aceptad este pobre escrito como forma de desahogo e intento de transmitir algo y en los propósitos de este año cargados de gimnasios, dietas y placeres, incluyamos generosidad y amor.
  1. Me encanta, yo no considero que hayas cambiado, aunque tampoco es que te conozca mucho, por no decir nada, solo te conozco a base de impresiones y ya sabes una parte de cómo te veo yo en aquella carta que te llegó desde París.

    Transmites cosas bonitas, como el arte, y si realmente has cambiado, o la temática de tu blog siendo más precisos ha cambiado y si este post va por ahí CHAPEAU, porque me encanta este tú más natural. Natural en el sentido de más cerca de las cosas bonitas, que antes se veía igual, pero ahora más marcado y eso me requeteencanta.

    Gros bisous bonita.

    ResponderEliminar
  2. ¿sabes?
    te acabo de descubrir, por casualidad, y he leído todas y cada una de tus palabras sin saltarme nada - que a veces leo en diagonal - y me siento identificada. No sé si será por el momento en el que me encuentro o que pero he terminado con los ojos vidriosos...no sé si habrás cambiado o si ha sido tu alrededor, no te conozco pero me gusta.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, leer en diagonal, me pasa tanto, creo que desde que estudié Derecho... esas sentencias no se podían leer de otro modo ;) Gracias por tus palabras, ayuda mucho ver que somos más en esta situación de cambio, un cambio que en realidad es volver a la esencia de lo que somos, en mi caso ha sido que cuando la salud da sustos nos quedamos con lo verdaderamente importante, lo que merece la pena de la vida. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
    2. un abrazo paula!* *
      (espero que estés mejor)

      Eliminar
  3. Hola Paula, yo no te conozco, apenas lo que he leído en tu blog o veo en redes, pero por alguna razón, empatizo mucho contigo. Transmites muchas cosas de una manera muy transparente. No sé lo que te ha ocurrido, realmente espero que estés bien y que todo vaya a mejor. Todos experimentamos procesos de cambio detonados por un motivo u otro, y todos ellos son buenos porque nos hacen crecer y tomar perspectiva de las cosas. Supongo que es fácil identificarse en esas palabras porque todos, en algún momento u otro de nuestras vidas, hemos pasado por algo similar. Un abrazo, Amelia. La margarita Azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchas gracias. Los cambios... había experimentado alguno, esos cambios de vida, de sentimientos, de prioridades, los caminos que van hacia un lado u otro, las casualidades, ir descubriéndonos. Esta vez ha sido un bofetón de la vida, la salud, esta vez noto que el cambio es muy brusco, antes apreciaba la vida con plenitud pero muchas veces me ofuscaba con cosas que no tienen ningún sentido... Sólo lo tiene el vivir en paz, querer mucho, dar mucho, sentir y respirar tranquilamente. Sigamos 'cambiando' sin parar o, cuando paremos, saber que todo ha sido maravilloso. Un abrazo Amelia y gracias de verdad.

      Eliminar
  4. Yo sí he sentido ese cambio al que se alude, pero con un matiz: antes. No voy a extenderme ni concretar, porque no sé si es oportuno, ni si tiene algún sentido por mi parte hacerlo aquí, pero conocí a una estudiante de Erasmus en Roma, que a pesar de la diferencia de edad y momento vital conmigo, me pareció con estilo y personalidad en el vestir, que era en aquelmomento lo que miraba desde mi posición de observadora relajada, antes de que todo se convirtiera en lo que ha llegado a ser hoy, que no valoro en ningún sentido más que diferente a lo que me atraía antes. Esa chica sencilla ycon estilo, fue madurando, evolucionando y a mí continuaba gustándome llegar a su blog y ser partícipe de sus cambios, que no sé si desde su posición, era consciente, aunque imagino que un poco de todo. Me sigue gustando, cómo imagino que es por dentro, unas veces estoy en sintonía y otras puede que no tanto. Aprendo de cultura, algo de teatro, de pintura, y me hace llegar, aunque sea un poco, a donde desde mi posición actual no puedo desplazarme, y al mismo tiempo, me produce ternura haber compartido si acaso desde la lejanía y el desconocimiento de una gran parte de su vida, pero desde la cercanía de los sentimientos y las pensamientos, medidos, sí, sesgados, a la evolución natural de la vida y las situaciones que en ella se viven. Gracias Paula. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que he perdido la noción del antes y el ahora, hay días que siento cosas como muy cercanas y no lo son, también a la inversa. Me doy cuenta, de hecho, que en ese antes ya había cosas del ahora pero es como si ahora sintiera que debe haber más, más verdad, más limpieza, menos vestido, menos maquillaje, menos mentira en todo, lo que queda al final es eso, lo que sentimos y hacemos sentir, no quedan las cosas, las cosas se pierden, nuestro cuerpo se pierde, se perderá, alimentará, quién sabe, pero lo abandonaremos de algún modo. Sin embargo, no veo demasiado culto al espíritu, veo más culto a la imagen, es más fácil supongo y eso me incomoda, no lo sé explicar. Antes entendía una frase de 'Tres Hermanas' de otro modo, ese 'olvidarán nuestros rostros, olvidarán nuestras voces, olvidarán cuántas hermanas éramos', lo veía como un trampolín del pasado para afrontar el futuro, ahora lo entiendo como un absoluto presente. Es tan corta nuestra estancia en la Tierra comparada con la eternidad. Tuve miedo y aún lo tengo en el cuerpo, lo reconozco, eso hace que no sea la misma persona, no hay día que no piense que somos extremadamente frágiles y tantos 'por qué', no hacia mí sino hacia la humanidad, el Universo, la realidad. Fue tan enorme todo que aún me abraza. Gracias a ti, eres fuerte, no te conozco pero noto que eres valiente sin relegar con ello la sensibilidad de apreciar la verdad de cada día, la del sol.

      Eliminar