Redes sociales

Interstellar

7.12.14

(Contiene spoilers)

Todo lo que diga sobre 'Interstellar' me va a situar junto a cualquier 'granjero' (entiéndase si se ha visto la película) que niegue la ciencia como solución si va unida a la 'emoción', no porque yo lo niegue sino por lo del 'opinar por opinar'. Es justo esa emoción la que hace que no pueda callar ahora mismo a pesar de no saber, no saber nada. Me dediqué a analizar aspectos del Universo desde muy, muy, muy pequeña, junto a mi astrofísico favorito, quien me habló (y escribió) sobre la relatividad en el salón de casa (con estanterías y libros, claro). Me obsesioné de tal forma que entendí que quizá, las letras, eran en buen paliativo. 

Ahora vuelvo, he vuelto, literalmente, gracias a la ciencia, al amor (el absoluto y el más detallado en todo lo involucrado en el proceso) y a la maravillosa 'casualidad' que puso todos los elementos en el orden adecuado para que fuera posible la vuelta, también la capacidad de decisión, la misma que nos empuja a salvarnos a nosotros mismos poniendo las herramientas a nuestra disposición (con forma o no de agujero de gusano), cosa que podría no haber pasado o podría haber pasado de otra manera, pero pasó así y nunca sabremos por qué, un día ya no lo podremos preguntar, al menos no aquí y así, también ese día será consecuencia de factores en un caos ordenado. O no, porque quizá no hay ningún aquí ni ahora. Hoy no paro de pensar y preguntar a mi astrofísico sobre la relación gravedad-tiempo, la supradimensión y los teseractos. Todo, ese nada y ese algo, eso 'quería ser yo de mayor', decía que quería ser ese inicio que además es fin y nunca termina ni empieza, un ciclo, ¿bucle? Por eso hoy admiro a Nolan, entre otros muchos (también a su equipo de ingenieros y científicos que hicieron posible la precisión de la película). Y la gente opina, yo opino, de forma simple y a corto plazo, como buscando un burdo 'me gusta'. 

Biblioteca de Babel, usar un lugar común y reconocible por el hombre del ahora para explicar lo que es el hombre del mañana porque sin esos elementos reconocibles no podría explicar una pentadimensión, ni verla, ni entender una milésima parte. Y el amor, el amor como fuerza superior más allá de la procreación, supervivencia o protección, amor capaz de romper los límites del espacio-tiempo, ese amor del que nos hablaban los profetas, sí, mencionemos la teología sin miedo, tal y como hablamos del Universo como si fuera un chiste de bar, sin que ninguna de las dos cosas sean banales. 'Entender la rosa como sujeto poético pero no una estrella de neutrones', bravo, grandioso, nombrando a Rilke, a Borges, a Ursula K. Le Guin. 

Enviar ecuaciones cuánticas de un agujero negro en morse a un reloj analógico es tan brillante. Analógico, algo del pasado, ese pasado que condiciona el futuro, ese amor en el espacio-tiempo que vincula a un padre/madre con un hijo/a. Seres superiores que se manifiestan a través de nosotros mismos, que la propia humanidad no acabe consigo misma, creándose a sí misma. No voy a leer más críticas de 'Interstellar', voy a pasarme un buen rato hablando con mi astrofísico o físico de partículas sobre las dimensiones, la relatividad, la gravedad y su relación con el tiempo, ¿por qué? porque sí. Eran 3 los planetas candidatos, tres, no más ni menos, tres. Ay, Nolan.

'Rage, rage, against the dying of the light'.

Yo no llegaré a más respuestas que las dadas pero mientras tanto, que la ciencia siga haciendo posible que evolucionemos gracias a la no-ciencia de detalles (y letras) del pasado, ese infinito.

  1. Solo puedo decir BRAVO!
    Hay que ser muy valiente para dar hoy en día opiniones que van más haya de "que bonita" o "que profunda", pero más para compartirlas con todos nosotros a través de tu blog.
    Gracias por hacer de este mundo algo menos frívolo e interesante, pero sobretodo por diversificar de este modo tu blog.
    Si antes ya lo creía, ahora no me cabe duda de que es mi decálogo favorito.
    ;-)

    ResponderEliminar