Redes sociales

Echo la vista atrás (sólo un poco)

3.1.17
Llego tarde (según el calendario gregoriano) para hacer estas cosas del balance del año y demás. Propósitos no tengo, sólo seguir respirando e ir viendo qué pasa. Pero echar un poquito la vista atrás al 2016 sí que quiero, que para algo estoy ahora nostálgica perdida entre este frío y 4 tés chai. 

Sé que empecé el año en una azotea escuchando de lejos las campanadas de una iglesia, en el barrio del Carmen de Valencia. Tomé 12 lacasitos y supe que estaba con gente estupenda a mi lado, gente que no merecía mi ansia por escapar de allí, escapar de todos lados. Vivo yéndome.
Me fuí, como me voy siempre, dejando atrás un cajonero de colores y el busto de un tío serio al que disfrazaba cada semana. No me dio pena, las cosas a veces son como tienen que ser. 

Trabajé mucho en microteatro, porque es un formato gracioso y da la oportunidad de... Bueno, porque no me quedaba otra. Con todos mis respetos a este pequeño formato que nos paga las facturas, porque a veces hay propuestas extraordinarias. Lo mejor, sin duda, fue poder contar historias desde la verdad y que la gente se llevara en el bolsillo algo, lo que fuera, pero algo. Mis compañeros en el camerino, eso siempre, esos abrazos. Este año he mentido mucho en la vida pero he sido verdad en el escenario.

Catalina se puso enferma y casi muere. Mi terapia han sido los peludos, cada vez más.

Me puse enferma, mis ojos picaban y mi cuerpo sólo quería dormir. Tuve miedo otra vez. Empezamos el Verkami para conseguir dinero y poder publicar el libro 'Box 1' donde cuento mi bloqueo cardíaco y experiencia cercana a la muerte. Es triste que 'desde arriba' no se apoyen estas iniciativas y tener que recurrir a los amigos, que nos pagamos los unos a los otros las cosas, pero me hizo sentir afortunada de ver cuantísimas personas nos daban su aportación y apoyo para conseguirlo. Lo conseguimos. Fue difícil recibir mensajes de personas que me contaban sus experiencias de pérdidas de seres queridos por muerte súbita, pero entendí que era más necesario que nunca lograr vender los libros que acabábamos de editar.

Siguió la aventura librera, dudé de mí y del mundo, me hundí en el pánico otra vez y me dolía entera. El libro sigue a la venta y seguimos recaudando fondos para donarlos a la investigación, ahí dejo el dato (¡alerta para regalo de reyes, piip, piiip!).

Luego, cuando parecía que venía la primavera, sólo palió mi desasosiego una ventana cerca del mar donde un pájaro hizo una maniobra extraña y bastante acrobática, miré a la chica que estaba a mi lado y comenzamos a reír sin mediar palabra. De pronto, llovió a pesar del sol. 

Me cambié de casa, otra vez y otra, de ciudad, de vida. Letargo, sopor y hastío. Me radicalicé, afortunadamente, porque tengo voz y nunca más voy a callar. Me decepcionaron más hombres de los que puedo soportar, supe más sobre mí y también sobre el mundo (desgraciadamente).

Decidí improvisar aunque doliera, soltar los anclajes y latir más aún. Una señora dijo: "ahí fuera parece que haya una foguerá" del calor que hacía en un pueblo valenciano. He visto más estrellas -porque siempre llegan nuevas- y no, no me he encontrado, aunque he ido desmenuzándome entre céspedes, camas y mucho color violeta. 

He creído otra vez y he conocido lo extraordinario, cuando ya parecía imposible.

A ver con qué me sorprende este nuevo vacío. Para empezar, teatro, mucho teatro con Los Romanceros, amigos que confían y se lanzan con valentía.

Gracias por seguir ahí detrás de la pantalla.

10 regalos de navidad que SÍ

22.12.16
Ha llegado la hora, tenemos la excusa de poder regalar y decir con más énfasis todos esos "me gustas mucho" que se enquistan en otras épocas del año, regalemos algo diferente, solidario, artesanal, personalizado... 

Aquí propongo algunos presentes navideños que son amor:

- Evidentemente, el #LibroBox1 porque todo lo recaudado con su venta se donará a la investigación de la muerte súbita en jóvenes. En él cuento mi bloqueo cardíaco, ECM y postoperatorio, tiene ilustraciones de Teresa Juan, está intervenido a mano en algunas hojas y el diseño es de Bonora, ¿más motivos? 

Podéis comprarlo online aquí: www.librobox1.bigcartel.com y en Valencia en la Librería La Rossa y en Bartleby.

- Los dos libros de Paco Inclán, "Tantas Mentiras" e "Incertidumbre", hacía mucho tiempo que no me reía tanto en voz alta leyendo un libro. Paco es un genio de la palabra y el sentido del humor, además de una persona como pocas.

- El Trivial feminista de Sangre Fucsia, yo ya he regalado uno y me he pedido el mío a las Reinas Magas. Están ahora produciéndolos gracias a su campaña de Verkami, a final de enero estarán en tiendas (en estas) pero mientras tanto podéis imprimir este vale:

- ¡Ay! Que me he enamorado de los muñecotes de Kaleidoskopio desde que los vi en el Mercado de Motores, ¿cómo es la Frida, cómo?

- Regalad una bandeja de croissants. No sé si os parecerá óptimo regalar esto pero yo por lo menos quiero una. Los mejores están en Pomme Sucre. Los conocí porque me rodeo de humanos a los que les gusta mucho comer, hasta llegar al estudio comparativo de cuáles son los mejores croissants de todo Madrid, así que creedme, detrás de esta elección hay todo un análisis y una cata pormenorizada. 

- ¡El libro de actividades feministas de Gemma Correl! Quiero pintar la sangre de regla roja y no azul como nos la ponen en los anuncios de compresas, ¿tanto miedo da dejarse de eufemismos con el cuerpo de la mujer?

Estas tazas majísimas, a mí me han regalado la de "tu vida es una mierda" y me encanta. Estoy harta de los mensajes positivos sin ton ni son para alimentar ese neoliberalismo vomitivo. Haceos con una, porque hoy puede ser un día horrible. Y no, querer no es poder.
- El champú sólido "Copperhead", de Lush, ¡ay!, qué descubrimiento. Además, no os la jugáis al regalarlo porque no va sobre la piel, que es más delicada, y apostáis sobre seguro porque su composición es natural, respetuoso con el medio ambiente, no testado en animales y se adapta a todo tipo de cabellos. 

- Los calcetines de UO con el mensaje "Me gustas un montón", por si acaso es más complicado de expresar eso del quiste amoroso que os decía al inicio. Así, los pies al menos, siempre lo sabrán.

- La libretita de rayos de PILIMILI design, para empezar el año con nuevos impulsos eléctricos.

h a l o p h i l i a

5.12.16

Me he quedado hipnotizada viendo el nuevo vídeo de Boüret para su colección de novias 2017, es como viajar por la poesía de Rosalía de Castro y las hilanderas de siglos pasados entre plumeti bordado, tul y encaje de Chantilly. 

Han llamado a la colección "Halophila", que es un alga, por ello esta campaña tiene como inspiración la costa Atlántica gallega. De la Halophila hicieron una pieza central de joyería en colaboración con Caruncho, es una columna vertebral realizada en oro que, obviamente, va en la espalda de un vestido y que a su vez se puede convertir en gargantilla o brazalete... Es tan minucioso siempre su trabajo, tanto en novias como en todo lo que diseñan, y de tanta profundidad el conjunto de sus colecciones... que yo no sé cómo voy a poder parar de ver sus fotos hoy, quiero su mar y sus olas de tejidos.

Qué maravilla, Boüret lo ha vuelto a hacer, han recreado la nostalgia y la esencia de muchas inspiraciones femeninas en cada uno de sus diseños.










Fotografía: Noela Roibás  
Dirección de Arte: Huis Clos  
Joyas: Caruncho y Kodina  
Video: Lobos Video 
Peluquería: Carla Ruiz 
Maquillaje: Marta Arnoso 
Modelo: Chene Van Erve para Blow Models