Redes sociales

Estoy tan cansada

30.1.16
"Inútil explicar mis silencios. En el fondo de mí hay siempre una espera primitiva de un cambio mágico. (Una noche se romperán los espejos, arderán las que fui y cuando despierte seré la heredera de mi cadáver). Estoy tan cansada de mis antiguos temores y terrores que no me atrevo a comunicarlos ni a decirlos". Alejandra Pizarnik.

Estoy cansada y no voy a tratar de disimularlo ni de contar algo aquí que sea 'súpermotivador'. Tenemos derecho al cansancio. Tenemos derecho a la queja. Basta de 'hoy va a ser un gran día' (porque tú lo digas) o de 'ya ves tú, tampoco será para tanto' o de 'no seas quejica', ¿y por qué no? 

La vulnerabilidad es una gran virtud, no estoy descubriendo nada en esto, hay toda una doctrina ya -y me alegro- pero hay que tenerla muy presente. Recordarnos a nosotrxs mismxs: No tengo por qué encajar en esta estructura social basada en el capitalismo y ordenada por un patriarcado violento. No quiero sonreír todo el tiempo ni tener que demostrarle nada a nadie.

Estoy cansada de tener que explicarle al mundo por qué no entiendo que haya personas no feministas. Cansada del 'ya has superado la ansiedad, ¿no?' cuando eso no se 'supera', se vive con ello. Y lo de 'estandarizarla' ya es la bomba. Cansada del '¿qué eres, quién eres?' No sé.

Pero aún queda verdad. En un dibujo de 'Juan sin Miedo', en alguien que habla del Universo 'desentendido' desde la razón, en alguna mirada cómplice totalmente inesperada, en ir a oficinas de hielo vestida en pijama, en el 'no', en abrazarse a unx mismx olvidando los estigmas.

Enero bien, gracias. Latiendo, y eso es siempre un regalo. 

Ya os diré para qué hicimos la foto con la que abro esta entrada (aunque en RRSS os dije ya cosas pero vaya, con calma os contaré más, si eso...) Importante: poder sentir el sol en la cara, o sentir el frío, pero sentir.

Se acabó la Navidad (por fin)

7.1.16
Hace un par de días mientras ensayaba en Microteatro (volvemos este mes de enero con "Speed Dating", os esperamos) le dije a una compañera "por fin se acaba la Navidad" y ella dijo "nunca debería haber empezado". Es cierto, no debería empezar, no como la observo a mi alrededor, no así de mal entendida, no, no, no.

Puedo equipararlo a cuando me preguntaron por qué había eliminado mi perfil personal de Facebook y solo mantenía la página, "sencillamente porque tantos impactos de noticias viciadas, fotos horripilantes de personas presumiendo de un falso amor de un mal entendido (también) concepto de pareja, chistes sin gracia, emoticonos y letras que informan de cosas absurdas solo para anular la intimidad, la vida real y alimentar el enfermo sentir de tener que compartir virtualmente cada paso que unx da... Me decepciona y hunde. Cerré mi perfil por higiene mental. Mantengo la página porque sigue siendo, por ahora, un medio útil para la comunicación de mi trabajo y mantener cierto contacto con ciertas personas"

Me proponía hacer el típico post de propósitos pero, como el año pasado, no tengo ninguno más allá de vivir y agradecer que estoy viva. Espero no acostumbrarme al amanecer, seguir sintiendo que es un milagro y una aventura estar en este Mundo. Espero, también, seguir abrazando a mi sobrino y poder ver cómo disfruta con lo más grande de la Vida en la Tierra: la Naturaleza.

Espero, por supuesto, que salga adelante nuestro proyecto "Box 1" con vuestro apoyo y ayuda. Que la honestidad, el amor sincero y la belleza nos envuelvan siempre. Espero no acumular cosas, seguir aprendiendo a vivir con poco (cosa difícil en Occidente) y cuidar la mente, el cuerpo, el espíritu... Cuidar a las personas que quiero.

Bueno, no espero, porque esperar no es utilizar bien el tiempo, lo que haré es actuar, ser verbo y acción. Como diría mi Melibea: ser gerundio. 
Este año seremos más Melibeas que nunca.

Lecciones vitales de la mano de V

26.12.15
Lo más importante de esta última vuelta completa al sol es lo aprendido, lo vivido, los momentos de absoluta verdad... Han sido muchos, muchísimos. Hoy algunas cosas aprendidas de él (o más bien recordadas), mi gran V:

- Cada mañana y cada noche debemos dar los buenos días o noches, con cariño, dedicando tiempo. Abrazando a las personas que queremos y nos quieren. También a los animales, él concretamente aprieta el morro de Rosaura y le besa la nariz diciendo: 'bosdías Guosi' (Buenos días Rosi)

- Si alguien nos hace daño, nos araña la cara o nos empuja sin motivo aparente, no nos enfadamos, sí que nos preguntamos por qué y reaccionamos con calma. Si no hay motivo y es una demostración de violencia ajena, lo mejor es marcharse, comunicarlo y olvidar. Defenderse con proporcionalidad también es aceptable.

- Cuando suene música o alguien cante, pongámonos a su lado y cantemos con él o ella... ¡Alto, muy alto!

- Si alguien va a darnos dos besos y no queremos, pongamos la cabeza y que nos bese el pelo.

- Si a alguien le queda una cicatriz al descubierto al moverse su abrigo y la miramos fijamente, cuando nos pregunte: ¿uy, qué tengo aquí?, responderemos: Una chaqueta.

- Mola mucho más la palabra octopus que pulpo. Dónde va a parar.

- Cuando vayamos al médico pensemos que todo es un juego. Juguemos más a todas horas.

- Comamos mucha fruta.

- Cuando queramos decir no, digamos NO.

- Miremos siempre que podamos al cielo y busquemos la luna.

- Si lloramos, digamos en voz alta: 'sé que sería mejor estar contentx pero mira, qué le vamos a hacer' o como diría él: 'sí, sí, sí... contento como Pepa'

- 'Guapo, coche, abrigo y ¡botas!', es el combo perfecto para salir a dar una vuelta y respirar aire fresco. 

- Bebamos mucha agua y si no tenemos donde sentarnos: cuclillas o al suelo. No seamos remilgadxs.

Feliz Navidad.
*No puedo evitar hacerle fotos cuando estoy con él aunque una lección importante también es: deja la cámara y el móvil. Es un muso de Las Melibeas.